miércoles, 3 de mayo de 2017

Luna


Perdida entre vodka y cigarros

Aquella noche la encontré
Parecía cargar la tristeza de todos los infiernos
En sus grandes y negros ojos

Parecía
Que nada la sorprendería
Parecía conocer
Todas las jugadas de la vida

La lluvia caía
Y ni los mechones de cabello
Pegados en su rostro, goteando
Aminoraban su belleza

No era la primera vez que la veía
Cantaba bajito
En un idioma que yo no conocía
Quizás sobre la vida, al amor o filosofía

Y su tenue sonrisa brillaba
Y yo jamás comprendería

¿Por qué aun así sangraba?

No hay comentarios:

Publicar un comentario