domingo, 8 de diciembre de 2019

Podría existir poesía después de Auschwitz?

Esa pregunta
Se había marcado en mi mente
Hacia ya tantos años
Desde entonces
Miraba a mi alrededor
Me negaba a admitir
Que habíamos matado cada verso
Buscaba la poesía
Escondida en cada esquina
Como si fuera un juego en una revista.
Caminaba entre cuerpos vacíos
Matándose entre si
Por sobrevivir en un mundo gris.
No podíamos haber matado al amor.
Me veía rodeada
De niños vestidos de soldados
Enfrentando un mundo sin piedad.
No podíamos haber matado a la inocencia.
Las noches eran tan solitarias
Y los días tan largos,
Desde que ya nadie contaba estrellas
Por estar ocupados
Contando billetes.
No podíamos haber matado a los sueños.
El mundo había enloquecido?
Buscaba a la poesía
Bajo cada piedra
Recitaba a cada estrella
Sonreía a cada cansado rostro
Que cruzaba mi camino.
La guerra había realmente acabado?
Busque en cada parque vacío
La inocencia perdida
De aquellos guerreros
Con rostros de niños asustados.
Junté de cada estrella
Los sueños
Que allí habían quedado abandonados
Por ir a contar monedas.
Cobijé a cada beso y cada "te quiero"
Que habían sido olvidados
En las esquinas,
En los cines
Y bajo los árboles.
Pregunté a cada uno
Si el mundo estaba enfermo,
Si habían muerto el amor y los sueños,
Si aun podía existir la poesía,
Pero no obtuve respuesta.
Recorrí los bosques,
Escalé cada montaña
Y amanecí frente al mar de primavera.
No podíamos haber matado a la inocencia
Si aun un niño en el mundo
Jugaba en los columpios.
No podíamos haber matado los sueños
Si alguien aun cantaba a las estrellas
O pintaba la luna.
No habíamos matado a la poesía,
Sólo estaba escondida
En la niña que leía en aquel viejo tren,
En el niño que escuchaba a Mozart cada noche,
En cada sonrisa sincera,
En cada pura lágrima que caía,
En cada gota de lluvia,
En las sombras que el sol de invierno dibujaba.
La poesía no estaba muerta,
Finalmente la había encontrado,
La poesía estaba en ellos,
La poesía estaba en mi,
La pedí a estaba en ti...

miércoles, 6 de marzo de 2019

Amigo Viento

Si la amé?
amigo mio,
solo ella sabe cuánto.
Solo ella sabe
que tan difícil es
vivir sin sus besos,
sin su voz.
Si me dolió?
sentí el infierno
arder en mi piel;
sentí el viento
helarme los huesos,
sentí toda mi alma
romperse en mil pedazos.
Ni aún ella
podría contar
las lágrimas que derramé,
las noches sin dormir,
las notas tristes de mi violín.
Hoy no esta aqui,
y su esencia se perdió,
su risa ya nunca más oí.
Los Años se han ido
bailando frente a mi,
el tiempo ha escurrido
como arena entre mis dedos
y mi cabello, ya blanco,
no sienten sus caricias;
mi piel, ya arrugada,
no siente sus manos;
mis labios, ya secos,
no sienten sus besos.
el tiempo se ha ido, amigo,
y yo me apago con el sol,
no la he vuelto a ver
pero le dejo estas palabras
y un ultimo beso,
por si tiene usted
la suerte que yo no,
de ver su rostro otra vez,
acaricie por mi su piel,
amigo viento,
dígale
que nunca la olvidé.

lunes, 24 de diciembre de 2018

Feliz Navidad

Qué si te quiero?
No.
No te quiero.
No quiero tontas promesas
de palabras vacías.
No quiero una casa
ni un perro,
Ni un título entre nosotros
No.
 No te quiero.
Vivir contigo no significaría para mí
Nada a más que lo que ha sido
Vivir con tantas otras personas
No.
No te quiero.
No quiero perturbar tu soledad
Ni deseo que perturbes la mía.
Te quiero como quisiera un águila
Libre.
Y q Teniendo todo el cielo para volar
Vuelvas a mi
Solo cuando lo desees.
Te quiero como a la tormenta
Incontrolable
Qué pudiendo destruir
Elijas la calma.
No,
quizás no te quiero.
No te sueño todas las noches
Y el viento en los columpios
No me susurra tu nombre.
No te deseo todas las noches.
Porque me quedo entonces?
si pieles hay muchas
Más suaves,
Quizás.
Labios existen tantos,
Más dulces,
Más sinceros
tal vez.
Pero otros ojos
No me miran como los tuyos,
Otras manos
No me acarician tan suave
Otra voz no me lee los mismos versos
Otro silencio
Perturbaria mi soledad
Por qué me quedo?
No lo sé,
Ángel mío.
Quizás otros brazos
No sean tan cómodos
y otro café
no podría ser tan dulce.
Quizás hace ya años
Qué el vodka
No sabe tan bien,
O que el tequila
Ya no da calor
Por qué me quedo?
No lo sé ángel mío,
Quizás por qué soy
Puro egoísmo.
La pregunta es
Por qué te quedas tú?