Ir al contenido principal

Dama negra

Y, al final,
Vale menos
Que la opinión ajena,
Aquella tan inútil en la vida.
Al final,
La persona a quien mas confianza le has dado,
Es a la que menos le importas.

Una pieza de dama,
En un juego de ajedrez.
Que haces
Estorbando en el juego?

Tonta pieza de dama negra
Queriendo ocupar la casilla E1
En medio del juego de ajedrez,
Tu no sirves en este juego.

Si no le sirves de torre,
Que te hizo creer,
Tonta dama,
Que podrías ocupar el lugar junto al rey?

Vestiste de amigo, compañero, de amor,
A un rey al que no le sirves
Mas que de peón,
Y no te quiere ni de torre.

Una pieza de dama negra
Pasea en un juego de ajedrez
Que haces tu
Estorbando aquí?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amigo Viento

Si la amé? amigo mio, solo ella sabe cuánto. Solo ella sabe que tan difícil es vivir sin sus besos, sin su voz. Si me dolió? sentí el infierno arder en mi piel; sentí el viento helarme los huesos, sentí toda mi alma romperse en mil pedazos. Ni aún ella podría contar las lágrimas que derramé, las noches sin dormir, las notas tristes de mi violín. Hoy no esta aqui, y su esencia se perdió, su risa ya nunca más oí. Los Años se han ido bailando frente a mi, el tiempo ha escurrido como arena entre mis dedos y mi cabello, ya blanco, no sienten sus caricias; mi piel, ya arrugada, no siente sus manos; mis labios, ya secos, no sienten sus besos. el tiempo se ha ido, amigo, y yo me apago con el sol, no la he vuelto a ver pero le dejo estas palabras y un ultimo beso, por si tiene usted la suerte que yo no, de ver su rostro otra vez, acaricie por mi su piel, amigo viento, dígale que nunca la olvidé.

Podría existir poesía después de Auschwitz?

Esa pregunta Se había marcado en mi mente Hacia ya tantos años Desde entonces Miraba a mi alrededor Me negaba a admitir Que habíamos matado cada verso Buscaba la poesía Escondida en cada esquina Como si fuera un juego en una revista. Caminaba entre cuerpos vacíos Matándose entre si Por sobrevivir en un mundo gris. No podíamos haber matado al amor. Me veía rodeada De niños vestidos de soldados Enfrentando un mundo sin piedad. No podíamos haber matado a la inocencia. Las noches eran tan solitarias Y los días tan largos, Desde que ya nadie contaba estrellas Por estar ocupados Contando billetes. No podíamos haber matado a los sueños. El mundo había enloquecido? Buscaba a la poesía Bajo cada piedra Recitaba a cada estrella Sonreía a cada cansado rostro Que cruzaba mi camino. La guerra había realmente acabado? Busque en cada parque vacío La inocencia perdida De aquellos guerreros Con rostros de niños asustados. Junté de cada estrella Los sueños Que allí