Ir al contenido principal

Un Martes

Comencé a escribirte un martes
A contar tus pecas
Y detallar tus manos

Comencé a escribirte un martes
A describir la curva de tu cintura
Y la suavidad de tus cabellos

Un miércoles escribí
Sobre tu manera de tomar el té
Cada tarde junto a la ventana

El miércoles también escribí
Sobre aquella taza de gatitos
Y los tres terrones de azucar que le pones al té

El jueves escribí
Sobre tu delicada forma de fumar
Siempre con la izquierda y en pequeñas bocanadas

El viernes pensé terminar
Escribiendo sobre tus manías
De hacer todo en números impares

De combinar los anillos por colores
De lustrar tus botas siempre antes de salir
Sin importar lo tarde que llegues

El sábado escribí
Sobre tus mil y un aromas
Tu colección de perfumes y esencias

Tus suaves cremas y colonias
Y de los cambiantes floreros
Tan pomposos y perfumados

El domingo te dediqué un café
Y tu postre favorito
Mientras Sabina me recordaba
"tus zapatitos de tacón"

El lunes me entró el capricho
De insultar tu vanidad
Tu maldito cabello
Siempre tan bien arreglado

Y tu ropa tan jodidamente bien combinada
Tejida con hilos de deseos
De pura maldita sensualidad

Tus brillantes accesorios
Adornandote como un elfo vestido de plata
Como una ninfa cubierta por flores

Comencé a escribirte un martes
Y al siguiente comprendí
Que no me alcanzan los días para hablar de ti


Que eres tan cambiante
Como el viento


Tan misteriosa
Como el más profundo bosque


Tan llena de sorpresas
Como la galera de un mago

Comencé a escribirte un martes
Y la semana fué pasando
Sin que pudiera terminarte

Comencé a escribirte un martes
Uno de luna llena
Quien sabe en la próxima
Pueda recitarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amigo Viento

Si la amé? amigo mio, solo ella sabe cuánto. Solo ella sabe que tan difícil es vivir sin sus besos, sin su voz. Si me dolió? sentí el infierno arder en mi piel; sentí el viento helarme los huesos, sentí toda mi alma romperse en mil pedazos. Ni aún ella podría contar las lágrimas que derramé, las noches sin dormir, las notas tristes de mi violín. Hoy no esta aqui, y su esencia se perdió, su risa ya nunca más oí. Los Años se han ido bailando frente a mi, el tiempo ha escurrido como arena entre mis dedos y mi cabello, ya blanco, no sienten sus caricias; mi piel, ya arrugada, no siente sus manos; mis labios, ya secos, no sienten sus besos. el tiempo se ha ido, amigo, y yo me apago con el sol, no la he vuelto a ver pero le dejo estas palabras y un ultimo beso, por si tiene usted la suerte que yo no, de ver su rostro otra vez, acaricie por mi su piel, amigo viento, dígale que nunca la olvidé.

Dama negra

Y, al final, Vale menos Que la opinión ajena, Aquella tan inútil en la vida. Al final, La persona a quien mas confianza le has dado, Es a la que menos le importas. Una pieza de dama, En un juego de ajedrez. Que haces Estorbando en el juego? Tonta pieza de dama negra Queriendo ocupar la casilla E1 En medio del juego de ajedrez, Tu no sirves en este juego. Si no le sirves de torre, Que te hizo creer, Tonta dama, Que podrías ocupar el lugar junto al rey? Vestiste de amigo, compañero, de amor, A un rey al que no le sirves Mas que de peón, Y no te quiere ni de torre. Una pieza de dama negra Pasea en un juego de ajedrez Que haces tu Estorbando aquí?

Podría existir poesía después de Auschwitz?

Esa pregunta Se había marcado en mi mente Hacia ya tantos años Desde entonces Miraba a mi alrededor Me negaba a admitir Que habíamos matado cada verso Buscaba la poesía Escondida en cada esquina Como si fuera un juego en una revista. Caminaba entre cuerpos vacíos Matándose entre si Por sobrevivir en un mundo gris. No podíamos haber matado al amor. Me veía rodeada De niños vestidos de soldados Enfrentando un mundo sin piedad. No podíamos haber matado a la inocencia. Las noches eran tan solitarias Y los días tan largos, Desde que ya nadie contaba estrellas Por estar ocupados Contando billetes. No podíamos haber matado a los sueños. El mundo había enloquecido? Buscaba a la poesía Bajo cada piedra Recitaba a cada estrella Sonreía a cada cansado rostro Que cruzaba mi camino. La guerra había realmente acabado? Busque en cada parque vacío La inocencia perdida De aquellos guerreros Con rostros de niños asustados. Junté de cada estrella Los sueños Que allí